marzo 10, 2022 / Autor:

CAMINANDO POR UN MUNDO DIGITAL SEGURO

CAMINANDO POR UN MUNDO DIGITAL SEGURO

 

Es una realidad que estamos rodeados de riesgos que pueden impactar en el bienestar de nuestra organización. Todos los días a través de distintas herramientas, tratamos de prevenir y resguardar la seguridad de lo que mueve nuestro negocio: los datos. 

Nuestra información es uno de los pilares más importantes, y en ocasiones, creemos que al encontrarse dentro del mundo digital no puede ser tocada o sustraída, cuando en realidad, el mundo digital no está exento de peligros.

Al igual que el situaciones tangibles, existen soluciones que permiten a las organizaciones protegerse ante los diferentes riesgos que existen en el mundo digital: la ciberseguridad, la cual está en constante innovación ya que los hackers se van adaptando al desarrollo tecnológico para cometer delitos.

 

 

La ciberseguridad es una práctica que busca proteger los sistemas de información de ataques digitales. En un mundo conectado, contar con un programa de ciberseguridad es esencial para poder mantenerse seguro; un ciberataque puede impactar a las personas y organizaciones de distintas maneras, entre ellas, el robo de identidad, intentos de extorsión o pérdida de datos importantes que pongan en riesgo la continuidad de la empresa. 

Un ciberataque puede perjudicar la identificación personal de los clientes, provocando su pérdida de confianza, multas regulatorias o acciones legales.

 

 

LA CIBERSEGURIDAD, UN ALIADO.

 

Dentro de las organizaciones, está muy presente el tema de automatización de procesos y digitalización de procesos, ya que gracias a la práctica de estas actividades, las empresas operan con mayor eficiencia y productividad, reduciendo considerablemente márgenes de error y ahorrando costos. Sin embargo, no todo es color de rosa, es importante que a la par, se empleen esfuerzos para proteger la información de los clientes y la propia.

 

LOS ENEMIGOS DIGITALES

A continuación te contamos algunas ventajas:

 


RANSOMWARE

 

Se trata de un software malicioso que bloquea archivos o sistemas informáticos y que solicita a las empresas dinero para que puedan ser recuperados. 

Entre las técnicas más comunes para su distribución encontramos:

Correos electrónicos: envío de enlaces falsos o archivos adjuntos con supuestas actualizaciones 

Redes sociales: Envío de enlaces falsos o ficheros que contienen javascript 

Agujeros de seguridad: Se aprovechan de las vulnerabilidades de sistemas operativos y aplicaciones instaladas para ingresar a los equipos.

Drive-by Download: Se dirige a las víctimas a sitios web infectados para aprovechar las vulnerabilidades del sistema e infectarlo.

 

 

PHISHING

 

Esta práctica roba datos sensibles, desde datos bancarios hasta información de inicio de sesión, generalmente se utilizan correos electrónicos que solicitan esta información; eso sucede cuando el atacante envía un mensaje creado para persuadir a la víctima para que haga clic en un enlace, descargue un archivo adjunto, envíe información o complete un pago.

 

 

MALWARE

 

Es un software diseñado para conseguir accesos no autorizados. Su instalación es a través de sitios web clonados, hacer clic en demostraciones de juegos, descarga de archivos o música infectados, instalar barras de herramientas de un proveedor desconocido o la instalación de softwares de fuentes desconocidas.

 

 

INGENIERÍA SOCIAL

 

Es una práctica empleada por ciberdelincuentes que consiste en ganarse la confianza de su víctima, a través de manipulación y engaños incitan al usuario a ejecutar un programa malicioso, facilitar sus claves confidenciales o comprar en sitios web falsos.

 

 

 

Nadie está exento de un ciberataque por lo que accionar mecanismos de protección de forma preventiva puede evitar desenlaces que representan grandes pérdidas para su negocio. Contar con planes de acción en relación a la ciberseguridad aporta grandes beneficios para las organizaciones:

 

 

            • Proteger tu información ante ataques externos de los hackers
            • Detectar los puntos de riesgo dentro de tu organización para fortalecerlos. 
            • Control total del uso de tus datos y aumento de eficiencia. 
            • Mejora la relación empresa – cliente, ya que al contar con medidas de seguridad establecidas, los clientes tendrán la confianza de que su información se encuentra segura, mejorando la imagen de la empresa y el aumento de ventas.

 

 

Además de aliarse a los expertos en estrategias de ciberseguridad, es importante que las organizaciones mantengan actualizados los equipos y sistemas operativos con los que trabajan; recordemos que las personas encargadas de hacer ciberataques mejoran la forma de operar conforme se van creando nuevas actualizaciones; al tener sistemas obsoletos, la información puede ser hackeada de forma sencilla.

 

 

Dentro de la organización se debe implementar una formación donde los empleados tengan conocimientos en materia de ciberseguridad, para que trabajen de forma segura y responsable ante posibles situaciones de riesgo, por ejemplo, se pueden emplear herramientas de filtrado que alejen los correos o mensajes de origen desconocido. 

De igual forma, se debe controlar el acceso a la información, es decir, definir a qué datos tendrá acceso cada colaborador dependiendo de sus funciones dentro de la organización, incluyendo redes de acceso seguras (VPN) para controlar quienes acceden a la información cuando están conectados desde una red de internet pública.

 

 

LA CIBERSEGURIDAD, UN ALIADO.

 

Cada día la digitalización va avanzando; estamos rodeados de constantes innovaciones y propuestas que nos ayudan a tener un mejor control y a mejorar la forma en la que trabajamos. 

 

 

Las organizaciones con una estrategia de ciberseguridad son organizaciones más confiables, ya que disponen de una política de seguridad que ayuda a que cumplan con estándares de calidad más exigentes, fomentando la confianza con sus clientes, ya que tendrán la seguridad de que sus datos están protegidos.

A través de este tipo de estrategias, se protege la productividad de la organización, las operaciones de cada trabajador y se previenen problemas futuros que afectan el alcance de metas.

 

 

 

Compartir artículo

Artículo anterior Volver Siguiente artículo