diciembre 26, 2022 / Autor:

HARD SKILLS VS. SOFT SKILLS EN EL ÁMBITO LABORAL

HARD SKILLS VS. SOFT SKILLS EN EL ÁMBITO LABORAL

 

¿Has escuchado sobre los Hard Skills y Soft Skills en el ámbito laboral? Normalmente, en un trabajo te piden una combinación de ambas para poder asegurarse no solo de que puedas cumplir con requisitos técnicos de tu trabajo, si no que también sepas relacionarte con tu equipo y las personas con las que colaboras. Hard Skills, o conocidas en español como habilidades duras, son aquellas que aprendes a través de la educación o una preparación específica. Por lo general son habilidades técnicas como saber utilizar algún programa, cómo utilizar alguna máquina o alguna otra herramienta específica. 

Por otro lado, Soft Skills, o conocidas en español como habilidades blandas, son las que están ligadas a las relaciones sociales e interpersonales, cómo resuelves problemas y cómo manejas tu trabajo. Estas habilidades son más difíciles de desarrollar ya que van conectadas con tu propia personalidad y experiencias de vida. Las habilidades blandas complementan a las habilidades duras, y te permiten así tener un perfil más completo. Las personas más exitosas son aquellas que no solo han logrado desarrollar habilidades técnicas sino que también son buenas manejando habilidades blandas.

 

¿POR QUÉ ES BUENO DESARROLLAR TANTO HARD SKILLS COMO SOFT SKILLS?

 

Aunque esto puede variar de trabajo a trabajo, cualquier empresa reconoce que sus equipos deben tener habilidades tanto duras como blandas para poder cumplir con su rol de una forma efectiva. Un ejemplo de hard skills sería conocimientos de programación: Un programador debe conocer lenguajes como Python o CSS para llevar a cabo su trabajo. Este tipo de habilidades se puede medir numéricamente, por medio de ejercicios y evaluaciones. 

 

 

Por otro lado, una habilidad blanda sería trabajo en equipo. En este caso los reclutadores tendrían que ver si esta persona que cumple con las habilidades duras, también tiene desarrollada la habilidad blanda de la colaboración para poder trabajar en equipo efectivamente. 

Las habilidades duras y blandas se complementan, así que es importante prepararnos de manera integral. Según un estudio de la SHRM (Society for Human Resource Management) del 2020, 97% de los empleadores encuestados afirmó que las habilidades blandas eran tan importantes o más que las duras. Por esta razón, una persona preparada es aquella que sabe complementar sus habilidades técnicas con habilidades que le permiten crecer en una empresa a través de la colaboración y el liderazgo.

 

 

 

 

FORMAS PARA DESARROLLAR HARD SKILLS Y SOFT SKILLS EN EL TRABAJO

 

Si quieres mejorar tus habilidades duras, lo ideal es hacerlo a través de cursos, certificaciones o programas educativos específicos a lo que quieres aprender. Actualmente existen un gran número de páginas para realizar cursos online que te ayudan a aprender más sobre una herramienta en específico, un programa o cualquier otra habilidad más técnica que se puede medir de forma numérica o a través de proyectos específicos. 

 

 

Por otra parte, las habilidades blandas son más difíciles de desarrollar. Entre las habilidades blandas más importantes se podría clasificar el liderazgo y la gestión de equipos, la colaboración efectiva, pensamiento crítico entre otras. Estas no son habilidades que se aprendan de la noche a la mañana, pero sí se pueden trabajar por medio de proyectos y capacitaciones en la empresa. 

Con esta información, ya sabes por qué es necesario desarrollar tanto habilidades duras y blandas para tu trabajo y en general, tu vida. Los hard skills te ayudarán con el conocimiento técnico para ejecutar tu trabajo del día a día, pero los soft skills te ayudarán a mantener buenas relaciones interpersonales con tus compañeros e ir avanzando en tu vida profesional.

 

 

Compartir artículo

Artículo anterior Volver Siguiente artículo